loader
26/12/2018

El estrés afecta a tu boca. Atención a estas señales

 

El estrés es uno de los problemas más importantes en la sociedad actual debido al desenfrenado ritmo de vida que llevamos. Sin darte cuenta esta situación puede afectarte en múltiples aspectos del cuerpo; y uno de ellos es la salud bucodental.

De hecho, los nervios generan una gran cantidad de patologías en nuestros dientes, por lo que es interesante un abordaje multidisciplinar para su tratamiento, será fundamental nuestra actuación como odontólogos pero también será importante aprender a a gestionar el estado de ansiedad, para prevenir problemas en el futuro.

Consecuencias del estrés en la boca

A continuación te explicamos algunas de las patologías que pueden presentar los dientes.

Enfermedad periodontal

Se produce por dos causas: por un lado, cuando existe estrés es más frecuente que descuidemos la higiene de nuestros dientes. Y, por otro, generamos niveles más elevados de cortisol (hormona que se segrega cuando estamos constantemente alerta).
Esto conduce a una pérdida del tejido de sujeción de los dientes provocando movilidad dental e hipersensibilidad de las encías. También se puede llegar a presentar sangrado gingival o gingivitis.

Bruxismo

Consiste en apretar los dientes de forma involuntaria. Esto puede provocar desgaste de las piezas dentales, pudiendo llegar a producir fracturas o fisuras y sensibilidad dental.

Puede ocurrir tanto por la noche como por el día, aunque lo más habitual es que suceda por la noche, cuando no podemos controlar los movimientos de forma voluntaria.

Alteraciones mucocutáneas

En este caso podemos hablar de aftas y herpes: las aftas son úlceras en la mucosa y las lesiones herpéticas son pequeñas vesículas en la piel.

En ambos casos estas lesiones tienen su origen en el descenso de las defensas de nuestro cuerpo. El estar más débil a nivel inmunitario es debido a que el estrés sostenido provoca que no se desarrollen los glóbulos blancos responsables de la defensa de nuestro organismo.

Caries

Se debe al conjunto de diferentes factores. Por un lado, durante los periodos con aumento del nivel de ansiedad nuestra alimentación cambia, siendo menos saludable de lo habitual, consumiendo más alimentos precocinados y azucarados.
Por otro lado, en situaciones de estrés se disminuye la producción de saliva, lo que favorece el deterioro del esmalte dental y como consecuencia mayor riesgo de padecer caries.

Tratamiento y prevención

Revisiones periódicas

Acudiendo a nuestra clínica dental en esas situaciones de mayor ansiedad, podemos realizar revisiones para prevenir las patologías que hemos explicado anteriormente.

Dieta equilibrada

Debes evitar fundamentalmente ingerir bebidas con cafeína, así como alimentos procesados y/o azucarados. Llevar una alimentación sana es la mejor opción.

Adecuada higiene dental

Como en todos los casos, realizar un adecuado cepillado de los dientes con un cepillo y una pasta adaptadas a nuestras necesidades puede prevenir una gran cantidad de patologías bucodentales.

Reducir niveles de ansiedad y estrés

Es recomendable que en esta situación contactes con tu médico de familia para que pueda valorar si es necesario algún tratamiento farmacológico o realizar psicoterapia.

Por todo ello, si sufres estrés es importante que consultes en nuestros centros odontológicos para poder diagnosticarte adecuadamente y ofrecerte el tratamiento más adecuado a tus necesidades.

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto