loader
26/01/2018

La caries y el pH de la boca están relacionados, ¿lo sabias?

 

Nuestro cuerpo funciona bien con un ph determinado. Como en el resto del organismo, cuando el pH de la boca baja, el medio se vuelve ácido y, entonces, vienen los problemas.

Qué es el ph de la boca

En general, el ph es una medida para determinar la acidez o alcalinidad de cualquier medio. Estos valores se encuentran entre 0 y 14. El punto neutro corresponde al valor 7. Los ácidos se encuentran por debajo y los alcalinos por arriba.

Cuando hablamos del ph de la boca nos estamos refiriendo a la acidez que se desarrolla en nuestra cavidad bucal. 

Aunque la mayor parte de la composición de la saliva es agua, también contiene otras sustancias que consiguen que resulte ligeramente alcalina. De ese modo, sirve para neutralizar el efecto ácido de todo lo que comes.

Tu boca está llena de bacterias, que viven ahí y se alimentan de los azúcares que tomas. Como resultado, esas bacterias producen un ácido que es el que consigue la bajada del ph de nuestra cavidad oral.

En un medio ácido, los minerales presentes en tus dientes tienden a disolverseen la saliva para contrarrestar esa acidez. Por eso se debilita el esmalte dental. 

Si la higiene no es adecuada o la ingestión de azúcares resulta excesiva, sometes a tu boca a constantes ataques de ácido, por lo que tus dientes no contarán con suficientes minerales para combatir esos ataques.

El resultado es que se van generando huecos en las piezas dentales. Eso son las caries.

Las bacterias se introducen por esas cavidades y se acumulan dentro. Continúan alimentándose y produciendo ácido, ya desde dentro de tus dientes.

Con cualquier situación de estrés o si te hidratas poco, además de algunos medicamentos, alcohol y el tabaco, el flujo de tu saliva disminuirá. Por tanto, también decrecerá su capacidad para contrarrestar la acidez del medio bucal. 

Cómo prevenir la caries

Se trata de que logres mantener el ph de tu boca ligeramente alcalino todo el tiempo que sea posible. Evidentemente, no vas a dejar de comer. Pero sí puedes tener cierto criterio a la hora de elegir tus alimentos y mantener una higiene adecuada.

Toma suficiente agua. Recuerda que es la base para producir saliva y, además, arrastra los restos de alimentos que queden en tu boca.

Cepíllate después de cada comida. La higiene es fundamental para retirar la placa bacteriana al máximo posible y evitar que se acumulen.

El tiempo de exposición a los azúcares también influye. Cuanto mayor sea, más te arriesgas a que las bacterias actúen. 

Evita las bebidas azucaradas y ácidas. Van a disminuir el pH de la boca y proporcionar alimento a las colonias de bacterias.

- Intenta restringir los alimentos procesados e industriales, porque contienen gran cantidad de aditivos y azúcares que favorecen el medio ácido.

Incluye verduras, hortalizas, legumbres y frutas variadas en tu dieta. Te ayudarán a alcalinizar tu organismo y tu boca.

En definitiva, con estos consejos estás cuidando tu salud dental. No olvides visitar al dentista con regularidad.  Así, compruebas si todo va bien o solucionas las caries en cuanto aparezcan.

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto