loader
18/06/2018

¿Sabes cómo están formados nuestro dientes?

 

La boca es una parte de nuestro cuerpo importante, tanto para la relación con los demás como para nuestra supervivencia. Cumple con distintas misiones, entre las que contamos con hablar, sonreír, tragar, masticar, por citar unas cuantas.

Dentro de la boca están los dientes. Éstos tienen distinta forma dependiendo de la función que van a desarrollar. Tenemos los incisivos que se encargan de cortar; los caninos, que desgarran; los premolares, que ayudan a los caninos a desgarrar y a los molares a triturar; y los molares, que mastican. En cada diente podemos distinguir las siguientes partes: la raíz, la corona, el esmalte, la dentina y la pulpa.

Anatomía del diente: sus partes

- La corona es la parte de tus dientes que ves, al abrir la boca. Según sea su forma, podemos saber para qué sirve cada diente o qué función tiene. Los dientes de la parte de delante son afilados, mientras que los de atrás son redondeados. Los primeros sirven para cortar y desgarrar alimentos y los segundos valen para masticar.

- Rodeando el cuello del diente está la encía, es una zona crítica en el cepillado dental, donde el acumulo de placa bacteriana favorece la formación de sarro y causará gingivitis (inflamación de las encías) y otras enfermedades graves de las encías.

- La raíz es la parte que está dentro del hueso y sostiene al diente en su lugar. Casi dos terceras partes del total del diente son raíz.

- El esmalte es la capa más externa del diente, la que ves de color más blanco. Es el tejido más duro del cuerpo humano. Está compuesto de minerales como la hidroxiapatita, el calcio, el fosfato, etc.

- La dentina está justo debajo del esmalte, se compone de muchos conductillos (túbulos dentinarios) que comunican con el “nervio dental” (pulpa). Si se exponen al medio oral, como consecuencia de un desgaste, una caries o una fractura, por ellos pueden viajar los microorganismos que habitan en la boca e infectar la pulpa, el nervio dental.

- La pulpa es el tejido vital, formado por células de tejido conectivo y fibras nerviosas. Se encuentra en el interior del diente. Cuando la pulpa se inflama y/o infecta puede surgir dolor dental, en principio de forma esporádica y leve, para ir aumentando en intensidad. Para prevenirlo son importantes las revisiones orales regulares y tratar los problemas dentales a tiempo, es decir, antes de que lleguen a doler.

Ahora ya sabes cómo es un diente y el porqué de la importancia de cuidarlos. Siempre será mejor cuidar los dientes que tenemos, para que duren el máximo tiempo, sanos y fuertes. ¡Pídenos una cita para asegurar que tu boca está en perfecto estado de salud!

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto