loader
16/02/2018

Razones por las que colocarte un implante dental

 

Las prótesis, removibles o totales, eran las mejores soluciones para tener una estética dental adecuada al canon que marca la sociedad en la que vivimos. 

Seguramente, escuches de forma frecuente que los implantes dentales son unas buenas opciones y mucho más cómodos y modernos que las prótesis, para reemplazar aquellas piezas dentales que has perdido.

¿Qué es un implante dental?

Para definirlo de una forma en la que puedas entenderlo adecuadamente, diremos que es una raíz dental construida de forma artificial. Siendo un poco más precisos, diremos que es un tornillo fabricado en titanio que se introduce en el maxilar. Tiene una forma cónica o cilíndrica y su diámetro debe estar preestablecido previamente, a través de unas pruebas adecuadas y personalizadas a la proporción ósea, TAC.

No produce ningún tipo de cambio en el cuerpo, sustituye a la pieza dental original y otorga una apariencia natural.

Partes de un implante

El implante se compone de dos partes bien diferenciadas: el tornillo y el pilar o muñón. 

El tornillo es la porción que se introduce de forma quirúrgica en el hueso de la mandíbula y el pilar ejerce la función de conectar el tornillo con la corona dental o estructura protésica. 

Razones para ponerse un implante dental

La razón principal para colocarse un implante dental es que permite comer mejor y, por lo tanto, no desnutrirse. Si atendemos a razones sociales, evita la pérdida de autoestima, ya que nos permite sonreír y hablar con confianza. 

Un implante es un tratamiento conservador que, sin tocar las piezas dentales adyacentes, permite recuperar un diente. Si utilizas una prótesis removible, es de gran ayuda para que tenga mejor sujeción. 

Previene una resección ósea; otorga una sensación de naturalidad, al no ser removible; es muy duradero y no es doloroso.

Los implantes están indicados para aquellas personas a quienes les faltan uno, varios o todos los dientes.

¿Qué puede suceder si no te pones un implante?

La razón más importante es que sufrirías un deterioro facial y funcional, ya que, si faltan dientes de un lado, se fuerza la articulación, puesto que el otro lado trabaja más. 

Pueden descolocarse los dientes contiguos, dado que se inclinan hacia el hueco libre; y los de la arcada contraria, pues tienden a movilizarse para poder ocupar ese hueco libre. 

Como puedes observar, la pérdida de una pieza dental afecta tanto al hueco como a las piezas de su alrededor.

Otra de las razones es evitar la pérdida de hueso, ya que, cuando falta alguna pieza dental, se acelera el desgaste de los dientes de la boca y la salud bucodental puede peligrar

La encía sufre una erosión constante, debido al trabajo que soporta de forma directa con los movimientos propios de la masticación.

Conclusión

Si decides posponer el tratamiento, seguramente, tu especialista necesitará mucho más trabajo con el transcurso del tiempo, dado que uno de los requisitos para poder realizar este tratamiento es tener una suficiente cantidad de hueso. A mayor cantidad de trabajo, el coste aumenta de forma proporcional.

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto