loader
22/10/2018

Sensibilidad dental: qué es y cómo tratarla

 

La sensibilidad dental, también conocida como hipersensibilidad dentaria, es un trastorno de los más comunes que se producen en la boca. No en vano, los profesionales han notado un incremento de los pacientes que acuden a las clínicas dentales consultando por este malestar. Se caracteriza por un dolor intenso y transitorio en las piezas dentarias ante un estímulo concreto. A continuación, profundizamos en este tema.

¿Por qué surge la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental se produce por lesiones de caries muy profundas que inflaman la pulpa (“nervio dental”) o cuando se expone la dentina (la capa interna de los dientes) por desgaste del esmalte o exposición de la raíz dentaria al medio oral, entrando en contacto con estímulos externos.

Ten en cuenta que la dentina cuenta con millares de túbulos de un tamaño microscópico que conectan la cara exterior de los dientes con las terminaciones nerviosas. Por consiguiente, cuando se pierde esta protección, ciertos estímulos van a resultar dolorosos. En las siguientes líneas te explicamos cuáles.

¿Qué estímulos causan el dolor dental propio de la sensibilidad?

Básicamente, nos referimos a los contactos que se establecen entre los dientes y alimentos que están demasiado fríos o calientes o que destacan por su dureza, los que son ácidos o dulces. Asimismo, la influencia de la aspiración de aire fresco se hace notar con molestias.

¿Por qué la sensibilidad dental desgasta los dientes?

Por otra parte, te preguntarás cómo se puede originar el deterioro de esmalte y la dentinal. Apunta estas causas:

  • Cepillado inapropiado, por técnica incorrecta y empleo de fuerza excesiva.
  • Uso de pastas dentales abrasivas.
  • Apretamiento o rechinamiento de los dientes.
  • Exposición de las raíces dentarias por recesión de las encías.
  • Excesiva acidez bucal que disuelve el esmalte y dentina. Esta acidez puede ser debido a enfermedades como el reflujo gastroesofágico, bulimia o seguir una dieta muy acidogénica con excesivo consumo de cítricos, encurtidos, bebidas con gas.
  • Trastornos del desarrollo de los dientes que cursan con defectos en la creación de esmalte y/o dentina como la amelogénesis imperfecta, dentinogénesis imperfecta o hipomineralización.

¿Cómo puedes tratar la sensibilidad dental?

En primer lugar, una detección precoz resultará fundamental para poner remedios tendentes a que no quede más dentina al descubierto. Es importante averiguar los motivos de tu desgaste dental, si es por desgaste mécanico o químico. La sensibilidad dental se identifica por dolor vinculado a piezas dentales concretas. Este, por otro lado, resulta muy breve, pues durará tan solo unos segundos.

Si tienes dudas, nuestra dentista de confianza te las podrá aclarar.

Una vez cuentes con tu diagnóstico de hipersensibilidad dentaria certero, vale la pena que pongas en práctica las siguientes medidas para combatirla:

- Evita abusar de alimentos demasiado ácidos y bebidas con gas como refrescos, bebidas energéticas, zumos de cítricos, café.

- Si aprietas y/o rechinas tus dientes protégelos del desgaste con una férula protectora.

Pon en marcha pautas idóneas de higiene dental, como usar una pasta de dientes que no sea abrasiva y cepillarte correctamente.

- Por último, puedes emplear productos con agentes desensibilizantes, como las sales de potasio, que inhiben las conexiones nerviosas; o nanopartículas de hidroxiapatita, que sellan los túbulos dentinales del esmalte.

En definitiva, esperamos que te hayan sido útiles estos consejos para evitar la sensibilidad dental; recuerda que puedes consultarnos tu caso cuando necesites: la doctora Isabel San Segundo Salgado te atenderá y sacará de dudas.

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros con objeto de mejorar la experiencia de navegación. Si continúa navegando estará aceptando de forma expresa el uso de estas cookies. Puede obtener más información en nuestra página Uso de Cookies

Acepto